Jerónimo Luis de Cabrera Zúñiga y Toledo

Nombre al nacer de Cabrera Zúñiga y Toledo, Jerónimo Luis
Sexo masculino
Edad de defunción 54 años, 7 meses, 16 días

Eventos

Evento Fecha Lugar Descripción Notas Fuentes
Nacimiento 1520 Sevilla, Sevilla, España  
 
Defunción 1574-08-17 Santiago del Estero, Argentina  
 

Padres

Parentesco con la persona principal Nombre Parentesco dentro de esta familia (si no es por nacimiento)
Padre Miguel Jerónimo de Cabrera y Zúñiga
Madre María de Toledo y Hernández de Pedroso
         Jerónimo Luis de Cabrera Zúñiga y Toledo
    Hermana     Leonor de Cabrera Zúñiga y Toledo
    Hermano     Juan de Cabrera Zúñiga y Toledo
    Hermano     Antonio Luis de Cabrera Zúñiga y Toledo
    Hermana     Nicolasa de Cabrera Zúñiga y Toledo
    Hermana     Catalina de Cabrera Zúñiga y Toledo

Familias

    Familia de Jerónimo Luis de Cabrera Zúñiga y Toledo y Luisa Martel de los Ríos Mendoza
Casados Esposa Luisa Martel de los Ríos Mendoza
   
Evento Fecha Lugar Descripción Notas Fuentes
Matrimonio     Y
 
  Hijos
  1. Petronila de Cabrera y Martel
  2. Gonzalo Martel de Cabrera

Narrativa

http://es.wikipedia.org/wiki/Jer%C3%B3nimo_Luis_de_Cabrera
Jerónimo Luis de Cabrera Zúñiga y Toledo (Sevilla, c. 1520 - Santiago del Estero, 17 de agosto de 1574) fue un militar, Adelantado y conquistador español en América. El 17 de junio de 1563 fundó la ciudad de Ica, lo que le valió ser nombrado por el IV virrey del Perú, como corregidor y justicia mayor del Potosí. El virrey del Perú le nombró gobernador del Tucumán en 1573 y como tal, fundó la ciudad de Córdoba de la Nueva Andalucía el 6 de julio del citado año, hecho que posteriormente le costaría la vida.
Biografía
Orígenes familiares
Nació en la ciudad de Sevilla, alrededor del año de 1520, en el seno de una familia andaluza, siendo hijo ilegítimo del comendador Miguel Jerónimo de Cabrera y Zúñiga1 2 3 (n. Sevilla, 1475 - m. 1546) y de María de Toledo y Hernández de Pedroso «la Calderera»4 5 (n. en Sevilla, c. 1490), hija de Francisco de Toledo y de Catalina Hernández de Pedroso y Torres.
Del primer matrimonio de su padre con Elena de Figueroa y Ponce de Le��n tuvo un medio-hermano con quien viajó a América en 1538, llamado Pedro Luis de Cabrera y Figueroa Ponce de León (n. Sevilla, c. 1505 - m. Madrid, 1562) siendo éste el III Señor de la Torre de Palencia y quien se unió en matrimonio en Lima, con Francisca de Saavedra y Medina, hija del capitán Francisco de Saavedra, radicado en Melilla, y de María de Medina.
Del segundo matrimonio de su progenitor, siendo él mismo primogénito e ilegítimo, tuvo cinco hermanos: Leonor, Juan, Nicolasa, Antonio Luis, y Catalina de Cabrera y Toledo.
Matrimonio y descendencia
Jerónimo Luis de Cabrera se unió en matrimonio hacia 1564 en Cuzco, ciudad muy importante del entonces Virreinato del Perú y capital de antiguo Imperio Inca, con Luisa Martel de los Ríos y Mendoza (n. Panamá, ca. 1535),6 naciendo de este matrimonio los siguientes cinco hijos:
Pedro Luis de Cabrera y Martel (n. Cuzco, 1566 - m Córdoba 1632) que llegó a ser Teniente gobernador y Corregidor de Córdoba, Maestre de Campo general, II Señor de la Encomienda de Quilino, Alguacil Mayor del Santo Oficio de la Inquisición, entre otros cargos, casándose en la ciudad de Córdoba con Catalina de Villarroel Maldonado, hija del teniente gobernador Diego de Villarroel (n. Villafranca del Puente del Arzobispo, c. 1520 y m. Santiago del Estero, 1578), fundador de San Miguel de Tucumán el 31 de mayo de 1565, y de María Maldonado de Torres.
Miguel Jerónimo Luis de Cabrera y Martel (n. Cuzco, c. 1568), conquistador del Tucumán, vecino fundador de la ciudad de Córdoba de la Nueva Andalucía, primer señor de la Encomienda de Quilino, corregidor de Chilques y Masques, y quien al ser nombrado Juez de Naturales del Cuzco se casó allí con Isabel de Morales.
Gonzalo de Martel Cabrera (n. Cuzco, 1569), general, casado con María de Garay y Becerra, hija de Juan de Garay e Isabel de Becerra y Contreras Mendoza.7
Petronila de la Cerda Cabrera y Martel (n. Cuzco, c. 1571 - m. Córdoba, 1630) casada con el Maestre de Campo general Pedro González de Villarroel Maldonado, con sucesión.
Francisca de la Cerda Cabrera y Martel (n. Cuzco, c. 1573) unida en matrimonio con Gonzalo de Soria y Osorio.
De esta manera fue que se unieron las familias de Jerónimo Luis de Cabrera, Juan de Garay, Hernandarias de Saavedra y Diego de Villarroel creando diversas ramas rioplatenses de familias patricias que fueron entroncándose con españoles recién llegados a la Hispanoamérica, en los siglos siguientes.
Traslado a América
Jerónimo Luis de Cabrera llegó a la América hispana como alférez de la Real Armada Española, arribando a Lima en 1538, siendo la capital del gran Virreinato del Perú, junto a su medio-hermano Pedro Luis. En 1548 alcanzó el rango de Maestre
de Campo y se avecindó en el Cuzco haciéndose construir una casa de dos pisos, blasonada en el portal de la misma (cuyo edificio aún existe convertido en colegio de madres salesianas).
El 17 de junio de 1563 fundó la ciudad de San Jerónimo de Valverde ��� actual Ica, capital del departamento peruano homónimo — y la sostuvo a su costa durante tres años. Tales servicios fueron premiados por el IV Virrey Diego López de Zúñiga
y Velasco — Conde de Nieva — quien lo designó Corregidor y Justicia Mayor de Charcas y Villa de Potosí.
A fines de 1571 fue designado Adelantado para la exploración y conquista de nuevas tierras para la Corona española en el "Nuevo Mundo".
Nombramiento como gobernador del Tucumán
El Virrey Francisco de Toledo le había nombrado gobernador del Tucum��n en 1573, con la orden de fundar una población en lo que hoy es Salta o la actual Santiago del Estero. Sin embargo Cabrera decide hacer su fundación más al sur, tras un primer intento el 24 de junio en el asiento de Quisquisacate, funda la ciudad argentina de Córdoba el 6 de julio de 1573, a la que llamó «Córdoba de la Nueva Andalucía» cumpliendo una promesa a su esposa, en homenaje a la tierra de donde ella y su familia provenían, sumado a la semejanza del paisaje y sus pobladores comechingones a los de Andalucía.
La urbe andaluza fue una de las grandes ciudades del imperio romano y centro cultural de toda Europa durante la dominación musulmana, cuando llegó a ser capital de un gran califato.
El nombre dado por Cabrera fue preanunciador de lo que en pocos años la nueva urbe sería: un faro cultural y universitario para todo el Virreinato del Río de la Plata. Ahora bien, la denominación "Córdoba de La Nueva Andalucía" no se debió
sólo a las añoranzas que el adelantado andaluz tenía de su tierra, sino a -tal como lo escribiera- que el paisaje de la Nueva Andalucía era muy semejante al de Andalucía (claro que sin costas marítimas, a excepción de las substitutivas de Mar Chiquita), expresó Cabrera que realizaba su fundación principal en un país en donde se dan las cuatro estaciones (...) y la gente es barbuda y alta, morena como en Andalucía (haciendo una referencia a los llamados comechingones).
Desobedecimiento de la orden virreinal y fallecimiento
Cabrera había sido comisionado por el virrey del Perú para que fundara un fortín en una latitud que correspondía a la actual provincia de Santiago del Estero, el adelantado desobedeció tal orden y penetr�� más al sur en busca de dos objetivos: La Ciudad de Los Césares, y crear una provincia con salida a «La Mar del Nord» (así se llamaba entonces a todo el Océano Atlántico), para esto último descendió por el río Tercero (navegable desde la mitad inferior de su curso) y su continuación, el río Carcarañá, con lo cual llegó a orillas del río Paraná hasta las proximidades de la actual ciudad de Santa Fe, allí intentó refundar la llamada «Torre de Gaboto» o Fuerte de Sancti Spiritu haciendo construir un fortín y puerto al cual llamó «San Luis»; en este quehacer es que se encontró con otro famoso adelantado: Juan de Garay, quien bajaba desde Asunción en busca también de «una puerta de la tierra» (es decir un puerto con fácil salida marítima), ambos (Cabrera y Garay) discutieron por quién tenía reales derechos, ninguno de los dos tenía permiso real, durante la polémica Cabrera fue llamado a la ciudad de Córdoba por el inminente peligro de un ataque aborigen y por algo que le sería nefasto.
Desde Perú llegó el veedor Gonzalo de Abreu y Figueroa, éste not�� que las tierras en posesión de Cabrera eran ricas y recordando que el adelantado había desobedecido las órdenes virreinales, le inició sumarísimo juicio condenándole a muerte. Jerónimo Luis de Cabrera, al ser hidalgo, logró no ser muerto con garrote vil sino trasladado a Santiago del Estero, donde fue decapitado el 17 de agosto de 1574.

Árbol

  1. Miguel Jerónimo de Cabrera y Zúñiga
    1. María de Toledo y Hernández de Pedroso
      1. Jerónimo Luis de Cabrera Zúñiga y Toledo
        1. Luisa Martel de los Ríos Mendoza
          1. Petronila de Cabrera y Martel
          2. Gonzalo Martel de Cabrera
      2. Leonor de Cabrera Zúñiga y Toledo
      3. Juan de Cabrera Zúñiga y Toledo
      4. Antonio Luis de Cabrera Zúñiga y Toledo
      5. Nicolasa de Cabrera Zúñiga y Toledo
      6. Catalina de Cabrera Zúñiga y Toledo

Ascendientes