Juan Miguel de Castañeda y Amuzquibar

Nombre al nacer de Castañeda y Amuzquibar, Juan Miguel
Sexo masculino

Eventos

Evento Fecha Lugar Descripción Notas Fuentes
Defunción 1819 Lima, Perú  
 

Familias

    Familia de Juan Miguel de Castañeda y Amuzquibar y Alberta Escobar y Rosas
Casados Esposa Alberta Escobar y Rosas
   
Evento Fecha Lugar Descripción Notas Fuentes
Matrimonio     Y
 
  Hijos
  1. Manuela Josefa Castañeda Escobar
  2. Paula Castañeda y Escobar
  3. Juana Rosa Castañeda y Escobar

Narrativa

http://freepages.genealogy.rootsweb.ancestry.com/~herediasittig/pp/I4891.html
Juan Miguel de Castañeda y Amuzquibar
[581]
____ - 1819
BIRTH: Villa de Portugalete, Señorío de Vizcaya, Spain
DEATH: 1819, Lima
Family 1 : Alberta Escobar y Rosas
MARRIAGE: Lima, Peru
+Paula de Castañeda y Escobar
[581]
Nacido en Vizcaya, vecino y acaudalado propietario, comerciante y naviero de alto crédito en Lima, notable por su actividad característica, y su disposición benéfica para cuanto tenía relación con el bien del país. Su larga y respetable familia participó de iguales sentimientos que la hicieron merecedora del aprecio que disfrutó. Castañeda fue casado con doña Alberta Escobar y Rosas natural de Lima. Sus hijas contrajeron matrimonio; doña Manuela con don Joaquín de Asín e Irigaray oriundo de Navarra, hacendado de Bujama y Salitral: doña Paula con don Pedro Villacampa también español y comerciante muy acomodado: doña Juana Rosa con don Manuel de los Heros y Asunsolo nacido en Guipúzcoa. Doña Francisca Escobar hermana de doña Alberta, fue casada con don Francisco Echeverría Momediano Secretario de la Inquisición y que falleció en 1839 de 87 años.
Gobernando el Virrey Marqués de Avilés, y a mérito de haber falta de pólvora por el incendio de una fábrica antigua, y el atraso de don José Bohorquez Varela en enterar los once mil quintales por año a que estaba obligado, se celebró un contrato con don Juan Miguel de Castañeda para que elaborase la pólvora y llevase a efecto la construcción de un establecimiento con máquinas competentes por su clase y ventajoso sistema. Hiciéronse por Castañeda y Asín su hijo pol��tico, gastos considerables en los molinos y demás objetos; habiéndose tocado la necesidad de anticipar el Erario sesenta mil pesos por cuenta de pólvoras según lo dispuso el virrey Abascal, a fin de dejar expedito el edificio. La nueva fábrica abasteció cumplidamente al público y al Gobierno, que invirtió grandes cantidades de ese art��culo en la dilatada guerra que duró hasta la emancipación del Perú, y en proveer a todas las plazas de Suramérica y aun a la misma España.
Pero al proclamarse la independencia era una cuantiosa suma la que se debía a la casa de Castañeda y Asín. Este crédito subió por el valor de las máquinas y oficinas de la fábrica, que entraron a la dirección y completo dominio del Estado.
Los derechos de los contratistas fueron al fin atendidos después de no pocas dificultades y largas tramitaciones: ellos tuvieron que convenirse en admitir la total cancelación de sus créditos con bienes nacionales que no sabemos si bastarían para salvarlos de compromisos antiguos y de los quebrantos que sufrieran con demora tan perjudicial en el abono de sus acciones. Las oficinas y maquinaria corriendo el tiempo, y principalmente por falta de cuidado y reparaciones oportunas, llegaron a desmejorarse mucho quedando casi en estado de nulidad. Por otra parte los molinos, máquinas y demás objetos pasaron de época y distaban mucho de los adelantos del siglo.
Siendo ineficaz e indebido cualquier gasto que se emprendiera para mejorar la fábrica, el Gobierno del presidente Echenique a instancias del general Mendiburu, Inspector de artillería, comisionó al subdirector don Pedro Cabello para que adquiriera en Europa la maquinaria que existe, habiéndose construido las grandes oficinas de beneficio de ingredientes con otras importantes obras que constituyen hoy un establecimiento de primer orden en América.
Don Juan Miguel de Castañeda prestaba siempre servicios de consideración y le distinguieron los virreyes Abascal y Pezuela. Sus buques se emplearon en diversas expediciones militares, particularmente el «��guila», que era un navío de alto bordo armado con 20 cañones, y fue apresado con otros más en Guayaquil por la escuadra de Chile a fines de 1819 estando cargado de maderas. Al fallecimiento de Castañeda en el mismo año 19, quedó de asentista de la fábrica de pólvora don Joaquín de Asín, y como tal funcionó en el estanco de ese y otros ramos hasta la caída del poder español en Lima.
Source: Manuel de Mendiburu, Diccionario histórico-biográfico del Perú

Árbol

    1. Juan Miguel de Castañeda y Amuzquibar
      1. Alberta Escobar y Rosas
        1. Manuela Josefa Castañeda Escobar
        2. Paula Castañeda y Escobar
        3. Juana Rosa Castañeda y Escobar