Pedro Giron Acuña Pacheco

Nombre al nacer Giron Acuña Pacheco, Pedro
Sexo masculino
Edad de defunción 43 años

Eventos

Evento Fecha Lugar Descripción Notas Fuentes
Nacimiento 1423 Belmonte, Cuenca, España  
 
Defunción 1466 Villarrubia  
 

Padres

Parentesco con la persona principal Nombre Parentesco dentro de esta familia (si no es por nacimiento)
Padre Alfonso Tellez Giron y Vazquez de Acuña
Madre Maria Pacheco
    Hermano     Juan Pacheco
         Pedro Giron Acuña Pacheco

Familias

    Familia de Pedro Giron Acuña Pacheco y Ines de las Casas
Desconocido Pareja Ines de las Casas
   
Evento Fecha Lugar Descripción Notas Fuentes
unmarried (Primario)      
 
  Hijos
  1. Alfonso Tellez-Giron de las Casas
  2. Rodrigo Tellez-Giron
  3. Juan Tellez-Giron
  4. Maria Tellez-Giron

Narrativa

Pedro Girón (Belmonte, 1423-Villarrubia, 1466), también conocido como Pedro Girón Acuña Pacheco, señor de Belmonte, de Briones, maestre de la Orden de Calatrava (1445-1466) y I señor de Ureña, fue un personaje de la corte de Enrique IV de Castilla, hermano de Juan Pacheco y sobrino del arzobispo de Toledo Alfonso Carrillo.

Pedro Girón se hizo con los señoríos y propiedades que conformarían la inmensa riqueza del condado de Ureña y del ducado de Osuna, creado en la figura de su bisnieto Pedro Téllez-Girón y de la Cueva.

Fue hijo de Alfonso Téllez Girón y Vázquez de Acuña y María Pacheco, hija del primer señor de Belmonte (Cuenca), Juan Fernández Pacheco.

Pedro Girón y su hermano mayor Juan Pacheco se criaron como pajes en la casa del condestable Álvaro de Luna y crecieron junto a Enrique IV al que asesoraron durante muchos años, acrecentando su propio poder y acumulando una gran fortuna.

Apoyado por su hermano Juan, hombre de confianza del joven infante, tuvo un ascenso meteórico en la corte. Pasó rápidamente de paje a oficial de cuchillo de su mesa, camarero mayor y notario mayor de sus reinos (Castilla y León) y en 1444 fue nombrado alguacil de Medina del Campo. Entre 1445 y 1448 Pacheco y Girón lograron crear una extensa heredad, a costa en buena parte de los infantes de Aragón.

En 1445, tras la Primera Batalla de Olmedo, se le hace donación a Pedro de las villas de Tiedras y Ureña (Cédula de 25 de junio de 1445, dada en Medina del Campo). Además, en el marco de un pacto firmado el 2 de septiembre de ese mismo año, Pedro Girón fue nombrado maestre de la Orden de Calatrava; contaba entonces con apenas 25 años de edad. En 1448 el príncipe Enrique, concede a Girón la estratégica villa de Peñafiel.

Enrique IV hereda el trono de Castilla en 1454, en su etapa como rey le dona e instituye como I señor de las villas de Osuna, Briones, Frechilla, Morón de la Frontera, Archidona (en cuya conquista había participado), El Arrabal, Cazalla de la Sierra, Gelves, Olvera, Ortejicar, Villafrechos, Villamayor, Gumiel de Izán y Santibáñez y Jódar en Jaén. En 1454 se consolidaría también en el Maestrazgo de Calatrava, desde ese año y hasta su muerte en 1466 él y su hermano Juan Pacheco dominarían la escena política, siendo los personajes más influyentes y poderosos de Castilla y León. Participó en numerosas ligas nobiliarias lideradas con éxito por su hermano Juan y apoyadas por su tío el Arzobispo de Toledo Alfonso Carrillo y fueron, entre los tres, los artífices de las diferentes ligas.

En 1456 fue capitán general de Andalucía durante la campaña contra Granada.

Pedro Girón era señor de Belmonte pero carecía de título nobiliario. Para preservar estos señoríos instituyó mayorazgo el 2 de mayo de 1466, en a favor de su hijo Alfonso habido de sus relaciones con In��s de las Casas y que había sido legitimado por Bula pontificia el 22 de abril de 1456 y posteriormente por Enrique IV, mediante real cédula el 30 de abril de 1459.

A partir de este año y aprovechando su solvente patrimonio compra diversas villas, en primer lugar la de Gelves, a María de Guzmán y su hermano Pedro de Guzmán, así como la fortaleza de Ayamonte (para su primogénito) y Villafrechos.

En 1460 Enrique IV le dona las villas de Fuente Obejuna y Bélmez, que permutaría con la Orden de Calatrava por Osuna, una de las principales encomiendas de la orden y Cazalla.

El rey de Navarra se apoderó de las tierras de Logroño en tiempo de Enrique IV, pero el ejército al mando de D. Pedro Girón (o de Gonzalo de Saavedra), la recuperó en el mes de mayo de 1461, convirtiéndose Pedro en Alcaide de dicha villa.

A lo largo de su vida acumuló un grupo de villas y territorios que con el tiempo darían origen a dos títulos nobiliarios, en primer término sobre su hijo, el de Conde de Ureña (el 25 de mayo de 1464), con Grandeza de España desde 1520, grandeza que se subrogaría varias generaciones después, en el título de duque de Osuna. A su muerte era señor de Tiedra, Urueña, Peñafiel, Gelves, Morón de la Frontera, Osuna, Villafrechos y otros lugares.

En 1461 la influencia de Beltrán de la Cueva en la corte se vio consolidada al entrar a formar parte del Consejo del rey, desplazando a Juan Pacheco, marqués de Villena, como privado de Enrique IV, desencadenando una importante reacción de buena parte de la nobleza. Entre 1463 y 1464 se formarían al menos cuatro ligas, comenzando con una oposición frontal a la política exterior del monarca y finalizando en la amplia Liga de Burgos (septiembre de 1464), que logra imponer al monarca ese mismo año los humillantes Pactos de Cabezón.

El 16 de enero de 1465 se dicta la Sentencia arbitral de Medina del Campo, que no acepta Enrique IV, y como reacción el 27 de abril del mismo año la liga proclama rey a Alfonso.

En 1466, tras la Farsa de Ávila, el rey Enrique le propone un trato: a cambio de pasarse a su bando, se casará con la princesa Isabel de Castilla. Para poder contraer matrimonio, renuncia al cargo de maestre de Calatrava a favor de su hijo bastardo, Rodrigo Téllez Girón, que entonces era un niño de tan sólo ocho años. Pedro Girón moría inesperadamente poco después, el 2 de mayo de 1466, (al parecer de un repentino ataque de apendicitis) cuando iba camino a Madrid, al frente de un ejército de 3.000 hombres, para formalizar la petición de mano.

El maestre fue enterrado en el castillo-convento de Calatrava, en la capilla que había mandado hacer. Su muerte haría perder peso político a su hermano Juan Pacheco en favor de los Mendoza.

Como maestre de la Orden de Calatrava hizo perder a esta orden unos 2000 kilómetros cuadrados, la mayoría en favor propio, de sus hijos o de su hermano Juan, constituyendo con ello una de las casas nobiliarias que se situó entre las más ricas del reino hasta el siglo XIX.

Como maestre de Calatrava debía de permanecer célibe, pero tuvo cuatro hijos con Inés de las Casas, que serían legitimados por Enrique IV y por el papa Pío II en 1459:

Alfonso Téllez-Girón de las Casas, que heredó el mayorazgo hecho por su padre y fue nombrado conde de Ureña, pero murió en 1469 a la edad de dieciséis años.
Rodrigo Téllez Girón, que sucedió a su padre como maestre de la Orden de Calatrava.
Juan Téllez Girón, que a la muerte de su hermano Alfonso heredó sus propiedades y el título. De él descienden el general comunero y III Conde de Ureña Pedro Girón y Velasco y Juan Téllez-Girón, el Santo, IV Conde de Ureña.
María

Árbol

  1. Alfonso Tellez Giron y Vazquez de Acuña
    1. Maria Pacheco
      1. Juan Pacheco
      2. Pedro Giron Acuña Pacheco
        1. Ines de las Casas
          1. Alfonso Tellez-Giron de las Casas
          2. Rodrigo Tellez-Giron
          3. Juan Tellez-Giron
          4. Maria Tellez-Giron

Ascendientes